Veerle Doksany Svaty Kopecek Vrbove Bonlieu - France Aulendorf - Germany Mariengaard - Netherlands Trnava - Czeh-Moravian and Slovakian Provinces Zsambek - Hungary OOsterhout - Netherlands Imbrabowice - Polland Zwierzyniecz Cracow - Polland Toro - Spain Villoria de Orbigo - Spain Tehachapi - USA Sankt Gallen - Switzerland

| ENGLISH | DEUTSCH| ESPAÑOL | SLOVENSKI | MAGYAR

LA HISTORIA DE LAS HERMANAS NORBERTINAS

Poco tiempo después del asentamiento de Norberto y sus 40 compañeros frailes en Prémontré, fundó también, con la ayuda de Ricvera de Clastres la orden de las hermanas norbertinas.

"Según las concepciones de Norberto la comunidad de Prémontré debía imitar a los primeros cristianos de Jerusalén: multitudes de creyentes alrededor de los apóstoles." (1) Aparte de los canónigos encontramos muchos hombres y mujeres "convertidos"; lo que en el siglo XII se refería a los seguidores más comprometidos y más cercanos de la vida religiosa. Por esta razón, Prémontré siguió creciendo después de 1121 en forma de un monasterio doble con la comunidad de los canónigos, los hermanos legos y las hermanas. A Norberto le gustaba esta estructura porque para él reflejaba bien la diversidad de los religiosos alrededor de los apóstoles. En aquella época contaba la orden con 80 hermanas y hermanos legos. Aparte de Ricvera de Clastres pertenecían a la comunidad varias hermanas nobles, como por ejemplo, Adéle de Montmorency o Agnes, la condesa de Braine, donde ella misma fundó varios monasterios. Estas hermanas nunca se vieron relegadas al estatus de los hermanos legos. "Norberto y sus discípulos respetaban tan profundamente la eucaristía y con ella la clerecía como también confiaban los primeros cristianos en sus apóstoles, en que ellos los llevarían a la perfección. Norberto y estas mujeres no necesitaban sentirse como la cabeza y brazos de la Iglesia; era suficiente con que a través de su amor, contemplación y devoción pudieran sentirse como su corazón" (1). Las hermanas, las 'piae mulieres', vivían separadas pero cerca de los monasterios de los canónigos. Además de la oración otra de sus misiones importantes era hacerse cargo de los pobres, peregrinos y de sus hermanos frailes. La cabeza de las monjas era la priora y los detalles sobre su vida comunal regulaban el magister exterorum. Después de la muerte de Norberto, alrededor de 1137, se hizo más fuerte la tendencia dentro de la orden de separar a los hombres y a las mujeres. Así se empezó con la disolución de la orden doble. Hugo de Fosses, el abad de Prémontré consideró que el capitular general debería empezar la división de los monasterios dobles, algo que ya Norberto había empezado a hacer en Cappenberg e Ilbenstad. A partir de ese momento las hermanas se encontraron en una nueva situación. Asumieron la estructura de la orden masculina y ponían especial acento en el solemne canto litúrgico. Las hermanas de más escolaridad se volvieron sorores cantates, mientras que las demás se mencionan como sorores conversea (1). La situación de las hermanas fue discutida otra vez alrededor de 1240 en el cabildo anual donde construyeron una nueva constitución para ellas. Según la cual el convento no podía recibir más de 20 hermanas y su priora estaba completamente bajo la instrucción del abad.

El circator, designado del capitular general, vigilaba la vida de los conventos. Él era el que recibía en la orden a las jóvenes, quienes luego también le entregaron sus votos en sus manos. Las hermanas premonstratenses del siglo XIII vivían una vida contemplativa en sus monasterios, pero eran activas también en los servicios caritativos: se ocupaban de los pobres, curaban a los enfermos y acogían a los huéspedes. Había una casa en Hungría (en Somlóvásárhely) que estuvo funcionando de modo único con derechos notariales hasta las invasiones turcas. El vestuario de las hermanas se parecía al del canónigo y llevaban también el título de canonesa. La decisión del capítulo general sobre la separación de los monasterios de hombres y mujeres se realizó de modos muy diversos. "En los países donde las ordenaciones del capítulo general se tomaban de manera muy estricta, a las hermanas las mandaron al campo" (1).

Se conocen muchos ejemplos de este caso. Las canonesas vivían geográficamente en las mismas regiones que los hermanos, pero en casas separadas y se independizaron completamente de ellos. En algunas casas fueron las hermanas quienes se quedaron y los hermanos tuvieron que mudarse a otros monasterios. Varias comunidades que dejaron sus conventos se unieron a la orden cisterciense, abandonando su identidad.
Las circarias de Brabantia, Flandes y Sajonia se tomaron muy en serio la decisión del capítulo general sobre los monasterios dobles y migraron junto a los colonizadores al este de Europa Central. Así desaparecieron las hermanas premonstratenses de Francia, Bélgica, Borgoña y Suiza, mientras que en Westfalia, Bohemia, Moravia, Polonia y Hungría aumentó considerablemente su número. Esto sucedió en parte debido a que la nobleza tampoco quería prescindir de la buena educación de sus hijas en el futuro.

El historiador Ardura Bernard, comenta sobre esa época: "En Francia quedó solo la orden de Santa Margarita en La Rochelle, y también solo hasta la época de la Reforma, cuando los hugonotes asumieron el poder en la ciudad. En España solo sobrevivieron los conventos de Santa Sofía en Toro y de Villoria en Obrigo, que después del abandono, volvieron a unirse a la orden. En Hungría prosperaron los conventos de mujeres hasta que fueron destruidos completamente a partir de 1590 por la conquista turca. Las comunidades de monjas en Polonia pudieron existir hasta la primera partición del país en 1772. Solamente quedó Westfalia y Bohemia para las canonesas donde la mayoría de las hermanas procedían de la nobleza. En aquella época existían en esa región 33 conventos frente a las 15 abadías de hombres. En Alemania los monasterios dobles estuvieron en funcionamiento hasta el año 1830 en Oberzell, Spieskapelle, Ilbenstadt y Adelberg" (1). Estos conventos femeninos manejaban sus bienes independientemente de los canónigos.

Dos hermanas premonstratenses fueron oficialmente canonizadas por la Iglesia. Una de ellas fue la Beata Gertrudis de Altenberg, que era todavía una niña cuando su madre, Santa Isabel de Hungría (de la Casa de Árpád), la llevó al monasterio premonstratense en Altenberg; la otra es la Beata Bronislawa de Cracovia, la prima del dominicano San Jacinto. Al mismo tiempo habían empezado los procesos de canonización de Emilia Podolska de Cracovia y de Rose de Bonlieu.

LAS HERMANAS PREMONSTRATENSES EN LA ACTUALIDAD

Una breve reseña de todas las comunidades de hoy en todo el mundo. (El esquema cronológico de la página anterior representa las fundaciones de las 14 comunidades premonstratenses.) La situación legal de las comunidades de hermanas es diferente:

1) 1.) Tres casas están bajo la jurisdicción de la Orden: Oosterhut (NL), Veerle (B) y desde 2007 Doksány (CZ).

2.) Las comunidades bajo la dirección del Obispo Ordinario se dividen en dos grupos:

a.) Canonias independientes: Bonlieu (F), Zwierzyniec (PL), Imbramovice (PL), Toro (ES) y Villoria de Orbigo (ES).

b.) Comunidades de hermanas en contacto con la Orden: San Gallenberg Sion (CH), Zsámbék (HU), Rot an der Rot (Aulendorf) (D), Mariengaard (NL), Tehachapi (USA).

3.) Congregaciones religiosas independientes: Comunidad de Hermanas Premonstratenses de Svaty Kopecek (CZ), (Provincia de Moravia).

Las comunidades de las canonesas premonstratenses de Santa Sofía (Zamora) y Villoria de Orbigo (León) son únicas dentro de la Orden. Al principio eran monasterios dobles y según las costumbres de la orden compartían también la iglesia con los canónigos. Después de la separación de los monasterios dobles, las cinco hermanas sobrevivientes se mudaron el 12 de junio de 1304 del monasterio doble de San Miguel de Grox al monasterio de Santa Sofía. En 1243, Rodrigo Fernández Valduerna (conde de Astorga) les donó su palacio en el pueblo de Villoria de Orbigo a los premonstratenses. Los hermanos vivieron allí hasta el año 1511 cuando se mudaron y entraron siete hermanas del monasterio de Santa Sofía. Las hermanas premonstratenses han seguido viviendo allí hasta nuestros días.

Alemania tuvo más de 35 conventos en la Edad Media, pero ninguno se conservó. El convento de Windberg intentó restablecer en 1947 la abadía histórica de Rot an der Rot fundando una nueva comunidad. En el siglo XII había varias comunidades femeninas en Francia, mientras que en el siglo XIV ya solo encontramos dos de ellas, y poco a poco fueron desapareciendo todas. Sólo en 1871 fue fundada en Bonlieu una nueva comunidad de hermanas.

En Suiza vivían hermanas desde antes del año 1126. A principios del siglo XIII existían aproximadamente 15 conventos femeninos, sin embargo, todos fueron víctimas de la Reforma. El monasterio de Berg Sion para Adoración Perpétua fue fundado en 1776.

Una de las primeras fundaciones se encuentra al lado de Praga, en Doksany. Igual que la comunidad en Strahov (también cerca de Praga), fue fundada por la princesa polaca Gertrudis en 1144. El rápido crecimiento de la comunidad hizo posible la fundación de Zwierzyniec (Polonia) en 1162. La vida religiosa en Doksany fue ininterrumpida hasta el año 1782 cuando el Emperador José II abolió el convento. Unos siglos después, en 1998, Doksany fue restablecido desde Cracovia. Según una teoría, Zwierzyniec fue fundado en 1148 por la princesa Inés, hermana de Gertrudis. El monasterio de Imbramowice fue fundado también por las hermanas de Cracovia, con la ayuda del obispo de Cracovia, Iwon Ondraz, en 1226. Este está situado a orillas del río Dlubnia, a 40 km al noroeste de Cracovia.

La Orden de las Hermanas Premonstratenses en Hungría fue restablecida unos 300 años después, en 1927. El monasterio de Külsõvat fue fundado por las hermanas de Zwierzyniec y por el padre norbertino húngaro, Dr. Sebastian Ráday. La primera priora de esta nueva comunidad, Sor Wisniecka Anzelma, había sido antes la priora de Imbramowice. Después del régimen comunista de Hungría, la casa madre de las hermanas se trasladó a Zsámbék.

La Congregación de las Hermanas Premonstratenses en Bohemia y Eslovaquia se estableció en 1902 en el Monte Sagrado de Olomouc, en Svaty Kopecek, con la ayuda del padre premonstratense Adalbert Frejka de Strahov y de Sor Michaela Andruskiewicz de Zwierzyniec. Hoy la congregación tiene dos provincias. La casa madre de la congregación eslovaca está en Vrbove, pero la dirección se encuentra en Trnava. La casa madre de las hermanas checas sigue funcionando en Olomouc, en el Monte Sagrado. La Comunidad Premonstratense de Mariengaard (Holanda) fue fundada el 6 de junio de 1992 como una asociación de mujeres religiosas que comparten vida, oración y bienes.

La Asociación de St. Joseph of Tehachapy es la primera fundación de canonesas norbertinas en los Estados Unidos. Se estableció en 1997 con el apoyo del St. Michael Abbey (Orange County, California) y es una afiliación de la abadía. Desde 2001 el monasterio lleva el nombre de "Bethlehem Priory of St. Joseph".

Hoy en día viven aproximadamente 326 hermanas premonstratenses en 14 comunidades diferentes y en dos continentes: Europa y América del Norte.

Arriba