Veerle Doksany Svaty Kopecek Vrbove Bonlieu - France Aulendorf - Germany Mariengaard - Netherlands Trnava - Czeh-Moravian and Slovakian Provinces Zsambek - Hungary OOsterhout - Netherlands Imbrabowice - Polland Zwierzyniecz Cracow - Polland Toro - Spain Villoria de Orbigo - Spain Tehachapi - USA Sankt Gallen - Switzerland

| ENGLISH | DEUTSCH| ESPAÑOL | SLOVENSKI | MAGYAR

HISTORIA BREVE DEL MONASTERIO
El monasterio de las hermanas premonstratenses en Imbramowice fue fundado en 1226 por el obispo de Cracovia, Iwon Odrowaz, en las tierras de su tío llamado Imbram. La fundación y organización del convento se realizó con la ayuda de las monjas de Zwierzyniec y fue aprobada por la bula del papa Gregorio IX en 1229. El convento fue construido a orillas del río Dlubnia a 40 km al noroeste de Cracovia. Según la crónica del abad Witowski el convento fue destruido en 1260 por los tártaros que invadieron el país, y la reconstrucción duró mucho tiempo. Desde el siglo XVI las canonesas tomaron parte en el trabajo apostólico: educaban a niños. Durante muchos siglos siguieron con esa actividad mientras se alternaban períodos de guerras y ocupaciones extranjeras. En 1710 un incendio destruyó el convento y la iglesia gótica. Fueron reconstruidos en la época de la abadesa Groth utilizando las mismas bases de los edificios originales. La iglesia se edificó en estilo barroco tardío y con una gran riqueza en el interior. En 1819 por causa de las persecuciones de la ocupación extranjera muchas comunidades premonstratenses fueron abolidas. La comunidad de Imbramowice también fue condenada a su desaparición, ya que no les permitieron aceptar nuevas candidatas. Sin embargo, monjas de otras comunidades que fueron abolidas por el gobierno ruso, llegaron también a Imbramowice. El convento fue desposeído de sus bienes, la biblioteca fue también expoliada, todas sus obras únicas y valiosas desaparecieron. Solo en 1835 el zar Nicolás I volvió a conceder el noviciado. Después de la II Guerra Mundial las hermanas norbertinas siguieron con sus actividades que habían sido interrumpidas por la ocupación enemiga. Fieles a sus tradiciones y viviendo su vida contemplativa siguieron enseñando a las niñas. Viendo las necesidades del pueblo, el convento estableció una escuela mixta. En 1949 el gobierno comunista cerró la escuela y se apropió de los edificios y terrenos. Sin ningún apoyo exterior las hermanas se encontraron otra vez en una situación complicada que duró hasta 1992. Desde entonces los antiguos edificios lentamente fueron recuperando su belleza original. Un regalo especial de Providencia Divina es el desarrollo dinámico del culto al Cristo doliente en el último siglo.


Detrás de las rejas

Como canonesas de la Orden Premonstratense vivimos en régimen de clausura estricta papal, en la espiritualidad y tradición premonstratense. Las hermanas que entran a nuestro monasterio hacen sus votos a la vida escondida con las hermanas del convento, según las reglas de San Agustín. Las hermanas forman una comunidad para fortalecer la unidad entre ellas y así llegar a estar más cerca de Dios. El objetivo y la esencia de su vocación contemplativa es permanecer en el corazón misionero de la Iglesia a través de la oración constante, la abnegación de sí mismo y la alabanza a Dios. Las hermanas se juntan cuatro veces al día para rezar, lo que significa seis horas de oración. Estas horas incluyen la santa misa, el oficio divino, la meditación, el rosario, la novena al Cristo doliente y la adoración de la Divina Misericordia. Aparte cada hermana, individualmente, hace adoración eucarística de media hora y se dedica a su Lectio Divina.

Además de las oraciones diarias tenemos devociones particulares conforme a las épocas especiales y fiestas del calendario litúrgico. Como guardianes del Santuario local del Cristo doliente consideramos especialmente importante alabar continuamente a nuestro Señor Jesús con nuestra vida, sumiéndonos en el misterio de su pasión y rogando por su misericordia, para nosotros y para todo el mundo.

Como monjas premonstratenses vivimos en régimen de clausura estricta papal y estamos al servicio del culto al Cristo doliente de un modo especial. Nuestra iglesia fue declarada oficialmente por el obispo de la región en 2003 como Santuario local del Cristo doliente. Desde ese año, los meses de agosto y septiembre se han convertido en un tiempo especial de gracia, donde rezamos con nuestros peregrinos y nuestros huéspedes, compartiendo con ellos nuestra fe en el santuario. Nos alegra ver el número creciente de peregrinos contemplando el Corazón Sagrado y rezando delante de la imagen del Cristo con Su costado traspasado. Igualmente, está aumentando el número de aquellos que buscan consuelo y apoyo contactándonos por correo o teléfono. Nos alegramos con ellos cuando el Cristo doliente, cuya imagen especialmente admiran, escucha sus oraciones y les muestra su gracia de forma tangible.

Esperamos poder acabar las reconstrucciones con la ayuda de nuestros hermanos y nuestros beneficiadores, así como poder hacernos cargo satisfactoriamente de los peregrinos.

La participación completa en la vida de nuestra comunidad comienza con los votos solemnes a los que preceden tres fases de la vida conventual: de seis a nueve meses de postulado, dos años de noviciado y tres años de juniorado.

En este momento nuestra comunidad está integrada por quince monjas: once hermanas de votos perpetuos, una de votos simples, dos novicias y una postulante.

Como servicio a la Iglesia y al convento las hermanas reciben a los peregrinos, anuncian el culto al Cristo Doliente y, también trabajan en la agricultura. Además también cosen, bordan y realizan otras creaciones artísticas.


Hermanas en el comedor

Casa de peregrinos

Arriba