Veerle Doksany Svaty Kopecek Vrbove Bonlieu - France Aulendorf - Germany Mariengaard - Netherlands Trnava - Czeh-Moravian and Slovakian Provinces Zsambek - Hungary OOsterhout - Netherlands Imbrabowice - Polland Zwierzyniecz Cracow - Polland Toro - Spain Villoria de Orbigo - Spain Tehachapi - USA Sankt Gallen - Switzerland

| ENGLISH | DEUTSCH| ESPAÑOL | SLOVENSKI | MAGYAR

Monasterio de Santa Maria de la Asunción

LA HISTORIA DE NUESTRO MONASTERIO
En 1243, Don Rodrigo Fernández Valduerna (Contable de Astorga), atraído por la fiel observancia de los Premonstratenses y la gran devoción que ellos tenían a la Virgen Maria, donaron su palacio con todas sus muchas posesiones a los Premonstratenses. El Palacio estaba situado en el pueblo de Villoria de Órbigo. Esto ocurrió en el tiempo del Abad de Aguilar de Campoo (Palencia) y los Padres vivieron aquí hasta 1511. Cuando ellos marcharon, siete hermanas del Monasterio Toro (Zamora) llegaron aquí y comenzaron la vida de comunidad. Desde ese día, el Monasterio fue usado por las Canonigas Premonstratenses.

Hubo épocas durante las cuales el monasterio tuvo muchas vocaciones, muchas de ellas fueron muy buenas y santas hermanas. Durante mucho tiempo el Monasterio estaba formado por cuarenta hermanas y en el Siglo XVIII había más de sesenta hermanas de comunidad. Ahora nosotras somos una pequeña comunidad que vive con alegría y confianza en Dios a quien hemos consagrado nuestras vidas.

En 1665 hubo un incendio en este monasterio que destruyo completamente el edificio de estilo romanesco que contenía toda la documentación. Las hermanas tuvieron que buscar refugio en un Palacio que ellas tenían en Astorga y vivieron allí hasta que la reconstrucción de los edificios fue terminada. Las obras comenzaron en 1700 y fue acabada con el edificio de la iglesia en 1774.
En 1986 una parte del monasterio sufrió otro incendio. Gracias a Dios ha sido posible restaurar la principal parte del Monasterio con las donaciones de la Orden, la ayuda de otras casas religiosas y los buenos bienhechores y amigos de la comunidad y con nuestro propio trabajo, para poder vivir con dignidad.

Nuestra vida de comunidad:
En nuestra vida de comunidad nosotras vivimos de acuerdo a los consejos evangélicos y observando la Regla de San Agustín como San Norberto nos lo encomendó. Nosotras participamos en la Santa Misa y celebramos la Liturgia de las Horas cada día en la Capilla del Monasterio. Estos son los principales momentos de nuestra vida comunitaria. Y nuestra ocupación diaria es la alabanza divina y la adoración eucarística.

Arriba