Veerle Doksany Svaty Kopecek Vrbove Bonlieu - France Aulendorf - Germany Mariengaard - Netherlands Trnava - Czeh-Moravian and Slovakian Provinces Zsambek - Hungary OOsterhout - Netherlands Imbrabowice - Polland Zwierzyniecz Cracow - Polland Toro - Spain Villoria de Orbigo - Spain Tehachapi - USA Sankt Gallen - Switzerland

| ENGLISH | DEUTSCH| ESPAÑOL | SLOVENSKI | MAGYAR

Los principios del convento de Doksany se remontan al año 1144 cuando la princesa polaca Gertrudis fundó el monasterio de monjas. Su historia fue muy similar a la de muchos conventos: florecimiento y decadencia, riqueza y pobreza, guerras, inundaciones e incendios.

La vida regular fue ininterrumpida hasta el año 1782 cuando el emperador José II abolió el convento. En esa época vivían 49 hermanas en la comunidad. La casa funcionó por un tiempo como hospital para los más necesitados pero al final fue vendida a la familia aristócrata checo-austríaca Aerenthal que transformó la casa en un castillo. El ala norte fue utilizada, por ejemplo, como caballerizas y establos. Estas adaptaciones junto con la decadencia gradual bajo el régimen comunista abocaron a una devastación completa del edificio. Sin embargo, la iglesia y la parroquia quedaron siempre, con una interrupción breve durante el comunismo, bajo la administración de los Premonstratenses de Strahov.

La pretensión de reconstruir la vida contemplativa reapareció a principios del siglo XX. Varias mujeres jóvenes empezaron su formación en el convento de Zwierzyniec en Cracovia, pero después de volver se dieron cuenta de que las leyes religiosas y profanas no les permitían seguir una vida contemplativa. Estas circunstancias crearon la Congregación de las Hermanas Premonstratenses de Svaty Kopecek en 1902, donde las hermanas se dedicaron a una actividad apostólica. Sin embargo, el deseo de una vida contemplativa más estricta no ha desaparecido de sus corazones.

En 1989 la caída del comunismo trajo libertad a la Iglesia. Así la idea de renovar la vida contemplativa poco a poco pudo volverse realidad. El antiguo convento de Doksany, a pesar de toda la devastación que había sufrido, todavía estaba en pie y fue elegido como hospedaje para las hermanas. En 1997 la abadía de Strahov compró el ala norte y empezó su reconstrucción. El abad Michael Projezdny pidió a la canonjía de Cracovia que mandara hermanas para volver a poblar su casa madre de antes (como el convento de Cracovia fue fundado en 1164 desde Doksany). Las dos hermanas checas y las dos polacas empezaron la vida comunal el 31 de enero de 1998 temporalmente en la casa parroquial. La restauración del convento empezó en 1998 y para el año 2002 acabaron una de las alas adonde pudieron mudarse las hermanas en 2003. Al principio éramos una casa dependiente del convento cracoviano, pero al final en 2007 conseguimos ser independientes.


La iglesia de la Natividad de Nuestra Señora

Prepósito de Doksany

La Canonjía de la Natividad de Nuestra Señora se fundó oficialmente el 9 de marzo de 2007 cuando la Congregación de Regulares publicó el decreto sobre la autonomía y el abad general Thomas Hardgrätinger lo confirmó. Así empezó la canonjía independiente de las hermanas bajo la jurisdicción de la Orden. El abad de Strahov P. Michael J. Pojezdny, conforme a las tradiciones seculares del convento de Doksany y al deseo de las hermanas, fue designado como padre abad de la nueva canonjía. El primer capítulo de elección se organizó el 14 de junio de 2007 bajo la dirección del abad general Thomas Hardgrätinger y del padre abad Michael. La hermana Alberta Chrobak fue elegida priora por 12 años con arreglo a la Constitución de las Canonesas Premonstratenses. Como nota final de estos acontecimientos benditos, el 1 de octubre de 2008 un miembro de la comunidad de Strahov, P. Adrian Pavel fue nombrado prepósito de la canonjía. Su cometido más importante es la atención espiritual a los miembros de la canonjía en cooperación con la priora, además como representante de la canonjía asiste él a los capítulos generales de la Orden y vota también él. Este año conmemoramos a un personaje destacado de la historia checa, a Santa Inés de Praga que pasó una parte de su infancia en Doksany. El 12 de noviembre de 2009 se cumplirán 20 años desde que el papa Juan Pablo II canonizara a Inés de Bohemia, princesa cuya madre era hija del rey húngaro Béla III, que actuó siempre como mediadora y apoyó a su pueblo, desde los principios del comunismo hasta su caída en 1989. Por unos días pudimos honrar sus reliquias en nuestro convento.

Han pasado 11 años desde la refundación de la canonjía de la Natividad de Nuestra Señora. La vida cotidiana de las hermanas sigue acompañada por las obras de reconstrucción del convento pero la formación de las hermanas, el ingreso de nuevos miembros y, en general, la previsión de las necesidades diarias de la comunidad se realiza considerando las características de la vida contemplativa. Mirando hacia atrás, la comunidad ha avanzado hacia una nueva etapa de su existencia: enriquecidas por las experiencias del pasado y a pesar de nuestra fragilidad y vulnerabilidad miramos con confianza al futuro; renovando nuestro compromiso y con una vista real sobre nuestro pasado.

Así seguimos nuestro modo de vida: cosemos vestidos litúrgicos, en nuestro jardín producimos hierbas de las que preparamos té y licores. Nos hacemos cargo de la iglesia y recibimos a los huéspedes que vienen a buscar oración y silencio. Por este motivo hemos instalado varias habitaciones nuevas en el ala norte. Varias mujeres de la Orden Terciaria están en estrecho contacto con nosotras. Asisten a las liturgias y con arreglo a sus posibilidades nos ayudan de varias maneras. Con nuestra oración y ofrenda de vida apoyamos sobre todo la actividad apostólica de nuestros hermanos de la orden. Rezamos por los que nos lo piden en sus necesidades, especialmente por la intercesión de San Norberto por madres embarazadas y por matrimonios que quieren hijos. Nuestro fundador es auxilio para muchos cónyuges y madres. Un gran grupo de beneficiadores, con el que estamos en contacto constante, pertenece también a nuestra familia espiritual. Sin su apoyo económico y espiritual nuestra canonjía no podría desarrollarse.

Todavía nos quedan muchos quehaceres por delante y los queremos solventar según nuestros esfuerzos y con la ayuda de Dios. Creemos en que Nuestros Señor que nos guiaba en los últimos años, va a seguir preocupándose de su obra en la Tierra llevándola hasta su meta final que no es otra que Él mismo.


Interior del convento

El jardín de hierbas

Web: www.klasterdoksany.cz

Arriba